HISTORIA

La Asociación Musical Buenawista Prolleckziom’s es un colectivo de jóvenes músicos y gente del entorno musical, que durante diecinueve años desarrolló una labor social y cultural en el edificio de la antigua Tenencia de Alcaldía del Barrio de Buenavista, situado en el Paseo Casares 2, del distrito donostiarra de Altza.

Nuestra labor se ha centrado en el alojamiento de actividades de base musical realizadas por jóvenes que no disponen de un espacio para realizar las mismas. Pero el fuerte vínculo que la Asociación mantuvo con el edificio también nos llevó a realizar diversas obras para mejorarlo, rescatarlo de su estado de degradación y adaptarlo a nuestras necesidades.  Después de su derribo en el año 2005 seguimos realizando nuestra actividad en distintos lugares de la ciudad,  revindicando no obstante poder volver a estar unidos bajo un mismo techo donde poder alojar y desarrollar todos nuestros proyectos y actividades.

Todo este trayecto recorrido hasta la actualidad refleja nuestro compromiso con las actividades de tipo musical y nuestra voluntad para promocionarlas, un espíritu de auto-gestión basado en la falta de recursos existentes y una intención de continuidad en la que nos reafirmamos. (BW en la prensa)

DE DONDE VENIMOS
Nuestros antecedentes se remontan a finales de los años setenta, cuando, tras la desestimación del edificio para cualquier actividad por parte del Ayuntamiento de Donostia – San Sebastián, y de su desentendimiento del mismo, tiene lugar una primera fase de ocupación del edificio y de su aprovechamiento por parte de la “Asamblea de Jóvenes Primera de Buenavista” (primera denominación oficial de nuestra asociación) y de la Asociación de Vecinos de Buenavista, que se habían hecho cargo de la casa.

Foto: J. A. Areta Goñi (JUXE)

Desde el primer momento la Asamblea define claramente el uso que le quiere dar a este espacio y pronto entra a ensayar allí el primer grupo musical, al que seguirían otros grupos más adelante. Las condiciones son precarias, pero el espacio resulta adecuado y el acceso es libre.

En el año 1988 la Asamblea decide registrarse legalmente formalizando sus Estatutos e inscribiéndose en el Registro de Asociaciones del Gobierno Vasco (18 de marzo de 1988).
En el año 1994 la Asamblea cambia su denominación por la de “Asociación Cultural Buenawista Prolleckzioms” (14 de febrero de 1994).
En el año 1999 se inscribe la Asociación en el registro Municipal de Asociaciones con el número de registro 99/070 (14 de abril de 1999)
La Asociación cambió por última vez su denominación social por la de “Asociación Musical” (14 de febrero de 2001), al estar dedicada exclusivamente a ese ámbito cultural.

Foto: J. A. Areta Goñi (JUXE)

A lo largo del tiempo se suceden labores de recuperación del edificio, que se encontraba en un estado de total abandono. Estas labores se desarrollarán durante varios años. La financiación de estas obras y otros gastos de mantenimiento del edificio conducen a la decisión de implantar un sistema de cuotas que además sirva para crear un fondo monetario que sirva a los fines de la asociación: ayudar a jóvenes músicos sin recursos.

En noviembre de 1.991 surge a través de una iniciativa municipal una base de colaboración entre la A.M.B.P. y el Ayuntamiento. Dentro del ciclo de conciertos “Los jueves del Principal”, actividad promovida por el Departamento de Juventud, se incluyen grupos que por esa época ensayaban en los locales de ensayo de Buenavista. Se respondió así a una consulta municipal en busca de grupos musicales que pudieran completar la programación de dicha actividad.

En el año 1.992 el Ayuntamiento de San Sebastián, a través de un acuerdo verbal con la Concejalía de Urbanismo, representada entonces por el señor Gregorio Ordóñez, confirmó la cesión del local Mogambo (una antigua discoteca, situada en C/. Azkuene en Trintxerpe, que estaba desocupada y que desde entonces se ha venido dedicando a la organización de conciertos), no presentándose así mismo ninguna objeción a la permanencia de nuestra Asociación en el edificio de la Tenencia de Alcaldía, sin otorgarnos ningún derecho de propiedad sobre el lugar aunque sí reconociendo nuestra existencia y nuestra actividad allí. Este gesto se recibió como un apoyo muy importante y fue determinante para el futuro de la Asociación y sus actividades, así como para el de estos edificios.

Las últimas mejoras realizadas en el edificio en el año 1.994 lo conformaron de esta manera:
Trece locales de ensayo, ordenados a partir de la estructura propia del edificio, por lo que las dimensiones y superficie de cada local, fijadas a partir de las necesidades de espacio que iban surgiendo (número de componentes del grupo, volumen del equipo, etc.) eran diferentes y abarcaban desde los cinco hasta los sesenta metros cuadrados; cuatro de ellos eran bajos y daban a la calle, el resto se encontraban en el primer piso. Uno de los locales se destinó como oficina de la junta directiva, poseía un pequeño entresuelo y contaba en total con unos nueve metros cuadrados. El espacio total del que disponía la asociación era de 400 m2.

Foto: J. A. Areta Goñi (JUXE)

Se llevó a cabo la instalación eléctrica en todos ellos y se cumplieron las necesidades básicas de seguridad (colocación de extintores, cortafuegos, ventilación, etc.). También se contrató una línea telefónica para la instalación de un teléfono público y una conexión a Internet como un servicio más para los asociados, con el que podían disponer de su propia dirección de correo electrónico. Entorno a este servicio surgió una importante actividad, puesto que la red proporcionaba una forma de comunicación y expresión muy importante. Hay que tener en cuenta que en aquellos años comenzaba a conocerse y extenderse el uso de internet a nivel masivo.

Foto: J. A. Areta Goñi (JUXE)

A finales de los años noventa, se renuevan antiguos rumores sobre una importante reconversión urbanística, el Plan Especial de Reforma Integral, que contemplaba la regeneración del barrio de Buenavista y con él el derribo de la Tenencia de Alcaldía. La Asociación decide afrontar esta situación y comienza una ronda de contactos con el Ayuntamiento de Donosita (Alcaldía, Departamento de Urbanismo, Departamento de Cultura, Departamento de Barrios y Participación Ciudadana, Departamento de Juventud), con la intención de aclarar cuál es la situación de la Asociación y qué se ha previsto para ella. Este proceso se extendió durante cinco años, entre 2.000 y 2.005. Durante este periodo, la Asociación trabajó en varios proyectos importantes.(ver actividades)

En mayo de 2005 se produce el realojo provisional de parte de la actividad de la Asociación dentro del servicio de locales de ensayo municipal Musikagela, cuya gestión se encargó a Buenawista Prolleckziom´s, a la vez que trasladamos nuestra sede social a la calle Katalina de Eleizegi 44-bajo (Oficina 2) en Donostia – San Sebastián, dónde permanecemos en la actualidad.

Foto: J. A. Areta Goñi (JUXE)

A finales del 2005 se derribó el edificio de la antigua Tenencia de Alcaldía de Buenawista, la que había sido nuestro origen, nuestro emblema y nuestra casa. Un espacio que se había convertido a lo largo de los años en un auténtico núcleo social reconocido de contacto, comunicación, expresión y creación artística, en su mayor parte musical. Este momento establece un antes y un después en el devenir de la Asociación. Parte de nuestros sueños, ilusiones y recuerdos se derrumban con la casa y nuestros cimientos también se tambalean. Se replantea entonces la situación, el número de socios que deciden seguir embarcados en la actividad y se elabora un proyecto de futuro en base a los objetivos y aspiraciones que aún nos mantienen en activo y que nos definen.

En estos últimos años BW ha consolidado una plataforma que da cobertura a jóvenes músicos de Donostialdea, dinamizando espacios para la creación musical y realizando labores de información y promoción para todo aquel que las solicite.

OBJETIVOS
-Conseguir que la BW se convierta en un referente con propuestas artísticas multidisciplinares que tengan como base principal la expresión musical. Generar acciones que acerquen nuevas propuestas artísticas a la población de la ciudad y de la comarca.
-Facilitar espacios y recursos a los jóvenes creadores que les permita proyectar y experimentar con la música, interactuando e intercambiando experiencias con otros creadores.

-Promover las propuestas de asociaciones y colectivos que apuesten por la música contemporánea.

-Crear canales de coordinación y comunicación, así como circuitos estables con otros equipamientos de la ciudad que trabajen en temáticas similares y ampliar estos en el resto de la comarca.

ACTIVIDADES
Desde sus inicios a principios de los años ochenta hasta la actualidad, la Asociación ha acogido a unas sesenta formaciones musicales (aproximadamente unas doscientas cincuenta personas) muchos de los cuales tienen carreras importantes a sus espaldas – varios años de experiencia, publicación de varios discos de tirada mediana, conciertos a escala nacional, apariciones periódicas en medios de comunicación- consolidadas en parte gracias al servicio de la Asociación. A partir del traslado de la casa, el número de socios se estabiliza en la treintena aproximadamente y ocho grupos, adaptándose inevitablemente la realidad de la asociación al espacio disponible en el servicio Musikagela.

Es fundamental destacar que el número de socios ha estado siempre limitado en función del espacio que disponíamos, primero en el edificio de la Tenencia de Alcaldía, y en la actualidad en el servicio Musikagela. Aunque nos consta que existe un colectivo mucho más amplio de jóvenes con inquietudes musicales, que incluso ya realizan actuaciones o editan sus discos, que se encuentran en una situación deficiente por no disponer de instalaciones apropiadas para ensayar. Que existe a su vez una fuerte demanda por parte de ese colectivo para conseguir un servicio de infraestructuras musicales adecuado y una gran necesidad de apoyar iniciativas en este sentido.

Como colectivo de personas relacionadas con el mundo de la música, para los asociados siempre ha sido un hecho claro que con la existencia de la Asociación se cubrían unas necesidades culturales y sociales muy importantes:
Las necesidades culturales se definen por la importancia de la música como un valor cultural en sí mismo, de fuerte arraigo y tradición en nuestra comunidad (en todos sus estilos y tendencias), y por la importancia que tiene el desarrollo de infraestructuras destinadas para la música que la hagan crecer. En este sentido, desde la Asoc., y como músicos, hemos observado desde hace tiempo la ausencia de una oferta institucional para esta clase de equipamientos (conociendo algún caso en el resto de la provincia) a excepción del servicio Musikagela, que ha sido pionero en Donostia.

Las necesidades sociales se definen por la importancia de crear alternativas al sector de la juventud frente a múltiples problemáticas que le amenazan y le degradan. La asociación BW ha supuesto en muchos casos una alternativa de cultura y ocio para muchos jóvenes del barrio de Altza y de Pasajes – como zona colindante con el barrio donostiarra de Buenavista. El trabajo de recuperación del edificio fue un reto en su momento que sólo se logró haciendo un esfuerzo conjunto, aunando fuerzas y creando espíritu de cooperación; fueron muchos jóvenes de persa procedencia los que partiendo de cero y de forma espontánea se involucraron en la tarea a nivel personal, sintiéndose partícipes y creadores de un proyecto colectivo, que trascendía la propia precariedad desde la que surgió y que ofrecía una alternativa real, seria y consistente a sus inquietudes particulares y comunes, así como a sus aficiones como la música.